Todo para su bienestar fisico y mental

La piel en el anciano

La piel en el anciano

Los cambios de la piel como consecuencia del envejecimiento.

Con el envejecimiento se producen cambios en la piel que no sólo se deben al deterioro natural de nuestras estructuras, sino también a las agresiones externas que nuestra piel recibe por ser barrera frente al exterior.

Los cambios más importantes que se producen en la piel como consecuencia del paso del tiempo afectan a la estructura de la misma de distinto modo.

Cambios en la epidermis.

Como consecuencia del envejecimiento, en la epidermis se producen los siguientes cambios:

  • Atrofia generalizada con adelgazamiento del área epidérmica.
  • El número de melanocitos disminuye en un 10 – 20 % con cada década de la vida, aunque hay zonas de melanización intensa (léntigo senil)que se concentran fundamentalmente en zonas descubiertas. De todo esto se deduce que la función fotoprotectora de la piel está disminuida y que hay que extremar las precauciones ante la exposición a radiación ultravioleta.
  • Las células de Langerhans disminuyen en un 50 % con la edad madura. Como su función era inmune, esto podría explicar el aumento de tumores cutáneos con el avance de la edad.

El léntigo senil son las manchas que aparecen en cara, manos y antebrazos de los ancianos y que tienen el aspecto de pecas.

Cambios en la dermis.

A consecuencia del envejecimiento, se produce una atrofia intensa en la dermis que da la apariencia de piel fina que tienen los ancianos. Una persona de 80 años tiene reducido el grosor de su dermis en, aproximadamente, un 80%. De ahí la mayor fragilidad, que se traduce en pérdida de elasticidad (aparición de arrugas) y en mayor facilidad para la producción de los hematomas (púrpura senil).

Cambios en la hipodermis.

Debido al proceso de envejecimiento, se produce atrofia del tejido graso de cara, manos y plantas de los pies, el cual se acompaña de una hipertrofia o aumento del tamaño del tejido graso de abdomen y muslos. La grasa corporal total aumenta proporcionalmente con la edad.

Cambios en los anejos cutáneos.

Los cambios fundamentales que se producen en los anejos cutáneos como consecuencia del envejecimiento son:

  • Gradualmente, se produce una pérdida del número y densidad de folículos pilosos en el cuero cabelludo, así como una disminución de los melanocitos activos. Estos cambios se traducen como muestras visibles de senectud: pérdida de cabello y  encanecimiento.
  • Las glándulas sebáceas aumentan de tamaño pero disminuye la producción de sebo debido, fundamentalmente, a los cambios hormonales como consecuencia del envejecimiento.
  • Las glándulas sudoríparas también producen menos cantidad de sudor. Esta producción disminuida de ambos tipos de glándulas contribuye a la sequedad cutánea, alteración en la termorregulación y aparición de comedones, que son puntos negros producidos por el cúmulo de queratina y sebo en el orificio de salida de un folículo piloso.
  • En las uñas disminuye el grosor y el tamaño de la lúnula, crecen más lentamente y se agrietan y fisuran con facilidad. En algunos casos, se engrosan anormalmente (hiperqueratosis), sobre todo en los pies.

Cambios en la vascularización e inervación.

Existe menor vascularización por pérdida de asas capilares y disminución en la comunicación de ambos plexos. Los vasos presentes se adelgazan y se vuelven más frágiles. De ahí se deriva la facilidad en la aparición de hematomas y las alteraciones en la termorregulación.

También se aprecia una disminución en el número de terminaciones especializadas o corpúsculos con el proceso involutivo. Las terminaciones libres apenas varían en número.

Procesos dermatológicos más frecuentes en los ancianos.

Principales lesiones dérmicas de interés geriátrico.

Antes de conocer algunas patologías dérmicas frecuentes, vamos a definir brevemente algunas lesiones elementales que nos serán de utilidad:

  • Mácula: mancha o cambio de coloración en la piel.
  • Pápula: elevación bien delimitada, menor a1 cm, y sin contenido líquido.
  • Nódulo: elevación sólida mayor a1 cm.
  • Placa: elevación de pequeño tamaño de contenido líquido.
  • Pústula: vesícula de contenido purulento.
  • Ampolla: también se conoce con el nombre de flictena. Es una elevación de contenido líquido de tamaño superior a5 mm.
  • Placa: elevación en meseta de más de1 cmde diámetro.
  • Quiste: lesión redondeada de consistencia elástica.
  • Equimosis: coloración rojo – azulada que aparece tras la agresión mecánica y evoluciona a un color amarillo – verdoso. Se produce por extravasación sanguínea.
  • Hematoma: abultamiento de varios centímetros que implica extravasación de sangre mayor que la equimosis.
  • Costra: se forma por la evolución de otras lesiones anteriores;  ej: vesículas, pústulas,…
  • Fisura: solución de continuidad en la piel de aspecto lineal.
  • Úlcera: pérdida de sustancia que afecta a la epidermis y a la dermis pero que puede seguir avanzando hasta capas más profundas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
La piel en el anciano, 9.0 out of 10 based on 1 rating

Leave a Comment

Directory powered by Business Directory Plugin